7 jul. 2011

Los Sanfermines en Pamplona: ¡La Marea Roja!


Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, 5 de mayo, seis de junio, siete de Julio: ¡San Fermín!
 
El 7 de Julio Pamplona se viste de gala, se viste de rojo...  ya que comienza una de las fiestas populares más famosas y más internacionalmente conocidas de España: Los sanfermines

La fiesta comienza técnicamente a las 12 de la mañana del 6 de julio, con el lanzamiento del famoso Chupinazo, que marca el comienzo de nada más y nada menos que los 9 días de fiesta que dura San Fermín.
Como es tradición, la masa de gente se reúne en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona, donde el alcalde saluda desde su balcón y pronuncia el ya tan conocido “¡Pamploneses, pamplonesas, Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! A lo que la gente contesta ¡VIVA! ¡GORA! 

Chupinazo
El chupinazo se dispara al aire y desde ese momento ríos de vino y de champán hacen el calor veraniego un poco más soportable. Un pañuelo rojo en el cuello y ropa blanca es lo único obligatorio para disfrutar de esta fiesta que durará hasta el 15 de julio.

Este año 2011 el ayuntamiento ha prohibido el uso de vidrio en las fiestas, para así reducir el número de heridos, medida que desde aquí apoyamos y que, según los medios, han reducido ya el número de heridos a la casi la mitad durante las horas siguientes al chupinazo.

La actividad más famosa y más conocida de la fiesta de San Fermín, son los encierros, en los que los más valientes corren durante un máximo de 849 metros delante de los toros por una calle cerrada que conduce a la plaza. Se lleva a cabo cada día desde el 7 hasta el 14 de julio, empezando a las 8 de la mañana y teniendo una duración aproximada de entre dos y tres minutos. Cada año, este festival se ve rodeado por muchísima controversia, unos defendiendo al animal, otros atacando la peligrosidad de la actividad en cuestión.


Otra tradición, ni por asomo tan peligrosa, es la procesión que sale el 7 de Julio desde la Iglesia de San Lorenzo a las 10 de la mañana. Aunque los San Fermines han ido perdiendo cada año un poco más de su componente religioso, la procesión del Santo es algo que ningún pamplonica se pierde, aunque es obviado por la mayoría de los extranjeros, más centrados en la fiesta y los toros. La procesión pasea al Santo por la ciudad y durante el recorrido se viven ciertos “momenticos” entrañables, como los cantos de jotas o las entregas de ramos de flores.

Procesión de San Fermín
 El festival termina el 14 de julio cuando a las 12 de la noche la gente se reúne en la plaza del Ayuntamiento con velas encendidas para cantar el “pobre de mí, pobre de mí se han acabado las fiestas de San Fermín”. En esta reunión no hay tanta gente como en el chupinazo, y es mucho más relajada, probablemente porque la gente está muerta tras los 7 días de fiesta. Aunque oficialmente la fiesta termina aquí, mucha gente es sorprendida al amancecer aún vestido de blanco y rojo… es entontes cuando toca el encierro de la Villavesa, el último, el del 15 de Julio. Y se despiden hasta el año que viene.

¡Qué bonico San Fermín!


No hay comentarios: