5 dic. 2011

Consejos para embarcarte en una ruta en coche por Europa

¿Estás planeando hacerte una ruta por tus países europeos preferidos?

Hace unos años el Interrail era la opción preferida por muchos,  pero cada vez más gente prefiere hacer la ruta en coche, ya sea con su coche propio, o con uno de alquiler.  Sea como sea, es cierto que haciéndolo en tu propio coche tienes muchas más posibilidades de ver los paisajes, parar donde quieras, cambiar la ruta en un momento dado…  Ya sea propio o de alquiler, un coche te da mucha más libertad.

Os dejamos aquí 5 consejos a tener en cuenta si estás planeando hacerte una ruta en coche por Europa

1. Indispensable el GPS

Aunque hace tiempo uno no podía meterse en carreteras desconocidas sin un auténtico mapa de carretera, gracias a Dios los tiempos han cambiado. Los mapas antiguos están a día de hoy desfasados, les falta información y lo que es más importante, mantienen al copiloto mucho más preocupado en encontrar la ruta más rápida o más corta que en disfrutar de los preciosos paisajes. Los GPS no son ya tan caros como hace unos años, y están al alcance de cualquiera. Si te decides por la opción de alquilar un coche, siempre podrás añadirlo como extra por unos 3-8 euros más diarios. .

2. Dinero para los peajes

Hay una razón principal por la que las autopistas europeas son tan buenas y están en tan buenas condiciones: ¡son de pago! En la mayoría de las autopistas el precio dependerá de la ruta que cojas y por cuanto tiempo vayas a utilizarla, pero cada peaje te costará un mínimo de 2€ y un máximo de 20€. 

En algunos países como por ejemplo Austria, tienes que comprar una pegatina por adelantado que te permite pasar por todos los peajes sin ni siquiera pararte. Algo parecido han hecho también en Portugal.  Ten en cuenta que no en todos los peajes se aceptan tarjetas de crédito, por lo que debes siempre llevar dinero en efectivo por si acaso.

3. Alójate en hoteles a las afueras

Una de las grandes ventajas de viajar por Europa en coche es que no tienes porqué alojarte en caros hoteles en el centro de la ciudad. Quedarte en un hostal más barato en las afueras de la ciudad te permite además aparcar tu coche de forma gratuita, y la mayoría de las ciudades europeas tienen una buena red de transportes. Compra un pase de un día y ahorra en párking y alojamiento.

4. Música, música y más música

¡Nunca subestimes lo rápido que se puede acabar la música que llevas en el coche!  Si crees que lo que llevas es suficiente, lleva más.

No hay nada peor que aburrirte de la música que llevas y tener la sensación de estar escuchando lo mismo una y otra vez. Es cierto que la radio muchas veces es entretenida, pero ten en cuenta que a lo mejor las canciones que te ponen por Eslovenia, Turquía o cualquiera que sea tu país de destino, no es la que estás deseando escuchar. ¡Y eso sin contar las conversaciones de los locutores!

Ten en cuenta que vas a pasar muuuuchas horas en el coche, y que la música que llevas normalmente para ir y volver del trabajo no es suficiente.

5. Lleva provisiones

Si te dedicas a comer siempre fuera, en restaurantes o estaciones de servicio, acabarás por gastarte el dinero mucho antes y te arriesgas a que tu estómago no se encuentre muy bien – da igual el país en el que estés…  Sin embargo, te resultará mucho más barato si llevas contigo cuanta más comida mejor (Obviamente coge comida que aguante bastante; latas, comida de larga duración en general).

Es buena idea tener siempre algo en el coche que puedas comer entre comidas para aguantar bien el hambre y no gastar tanto dinero: Fruta, latas, zumos, caramelos, patatas fritas, barritas energéticas.. . Contienen bastantes nutrientes, te mantendrán lleno y son baratos y fáciles de transportar. Es buena idea también llevar contigo una neverita, y lo único que tendrás que comprar será hielo para tener tu zumito fresco.

¿Has hecho alguna vez una ruta por Europa? Si es así, ¿te parecen bien los consejos? ¿Te ocurrió alguna anécdota digna de mención? ¡Esperamos tus comentarios!

No hay comentarios: