8 de mar. de 2012

Roma, la ciudad eterna


Roma es una de las ciudades de todo el mundo con más cultura y monumentos, por eso hoy vamos a conocer alguno de estos:

Arco de Constantino

El arco de Constantino fue construido en el año 315 d.C. para conmemorar la victoria de Constantino el Grande en la batalla del Puente Milvio, se encuentra entre el Coliseo y la colina del Palatino.

Arco de Tito

Este arco se encuentra situado en la Vía Sacra, fue mandado a construir por Domiciano en el año 81 d.C. Para conmemorar la victoria de su hermano Tito y su padre Vespasiano en Judea.

Circo Máximo

Este recinto fue utilizado por los reyes etruscos de Roma para juegos públicos y entretenimientos, posteriormente fue usado para las carreras de carros. Aunque también se realizaban otros eventos como exhibiciones ecuestres, conocidas como "Ludus Troianus", o las carreras pedestres, que duraban varias horas y se realizaban a pie. Es un recinto muy famoso y es muy visitado en la actualidad.

Coliseo de Roma

Este fue construido en el siglo I y originalmente era llamado Anfiteatro Flavio, en honor a la Dinastía Flavia de emperadores que lo construyó. Fue el anfiteatro más grande que existió en el Imperio Romano. Hoy en día podemos entrar a visitarlo sin ningún impedimento.



Columna de Trajano

Es una columna de 30 metros de altura y tiene como una triple finalidad: señalar hasta dónde llegaba el monte desplazado por el foro; cobijar las cenizas del emperador y conmemorar la conquista de la Dacia como victoria de Trajano, tal es así que en sus relieves podemos ver las dos campañas del ejército romano en Dacia, Rumanía.

Panteón de Agripa

El Panteón de Agripa, o Panteón de Roma, es el monumento que mejor se conserva de la época romana. Es un templo circular construido a comienzos del Imperio romano, dedicado a todos los dioses, fue mandado edificar por Marco Vipsanio  Agripa en el año 27 A.C.

En fin, existe una cantidad inmensa de monumentos que podemos visitar en Roma. Eso sí, si vamos en uno de esos cruceros todo incluido, os recomiendo que el día que visitéis Roma dejéis el buffet del barco para disfrutar de la gastronomía italiana, en especial de sus helados artesanales, que son de lo mejor.